Noticias Destacadas
Inicio / Ahorro energético / Cinco consejos para aislar tus ventanas del frío
Cinco consejos para aislar tus ventanas del frío

Cinco consejos para aislar tus ventanas del frío

De nada sirve una buena carpintería de aluminio o de PVC en tus puertas y ventanas si existen huecos por donde puede pasar el frío o se puede escapar el calor. Para evitarlo, basta con revisar los principales puntos por donde puede existir una pérdida del aislamiento térmico de tu casa o vivienda y conseguir aislar el paso del aire. Reducirás las facturas de luz y de gas y conseguirás aumentar la eficiencia energética de tu casa.

Aunque pueda parecer contradictorio, en las viviendas de obra nueva es conveniente revisar bien todos los cercos de la ventana para comprobar que no existen huecos por donde pueda entrar el aire. En caso contrario, para conseguir una temperatura óptima, tendrás que subir la temperatura de los radiadores, aumentando, al mismo tiempo, el consumo en calefacción.

No obstante, con independencia de que se trate de ventanas nuevas o antiguas, te ofrecemos una serie de consejos para lograr aislar las ventanas del frío de forma efectiva, sin tener que llegar a cambiarlas ni de hacer un fuerte desembolso.

1. Revisar las ventanas y los cajones de las persianas. Las ventanas de hojas correderas, siempre tendrán más puntos de fuga que un sistema de hojas abatibles. Para lograr que las hojas y los cercos se ajusten bien, incorporan un pequeño felpudo que, además sirve como elemento aislante. Sin embargo, con el paso del tiempo, se desgasta, por lo que es conveniente revisar el felpudo aislante y sustituirlo por otro nuevo, si fuese necesario.

Aislar ventanas de hojas correderas

Tanto la unión de las hojas correderas con el cerco de la ventana, como el hueco donde queda oculto el recogedor de la cinta de la persiana, se convierten en puntos de entrada de aire frío.

Otro de los puntos débiles de la ventanas son los cajones de las persianas. Lo más recomendable aquí son el uso de cajones compactos de PVC o plástico, cuyo tamaño es reducido y ofrecen un sellado más efectivo que el de los antiguos cajones de madera, de gran tamaño y con poca capacidad aislante.

Asimismo, el hueco donde queda oculto el recogedor de la cinta de la persiana también es otro de los puntos débiles más importantes ya que permiten la entrada del aire frío del exterior. Para evitarlo, se recomienda sustituir el sistema de accionamiento a través de cinta por un motor de persiana.

2. Mantener las persianas bajadas, si las ventanas de la vivienda disponen de ellas. Evidentemente, si durante el día hay gente viviendo en casa, esta práctica no se puede llevar a cabo, si bien, es recomendable una vez que llega la noche que, además, suele venir acompañada por un descenso de la temperatura.

En verano ocurre algo parecido, ya que al tener las persianas bajadas, estas actúan de freno e impiden la entrada del calor. No obstante, en este último caso, se recomienda no bajarlas por completo, sino mantener una pequeña apertura o rendija en la parte inferior que permita la circulación del aire que queda en el hueco entre el cristal y la persiana. De otro modo, el aire que queda en el interior puede sobrecalentarse y elevar también la temperatura, produciendo el efecto contrario.

En el caso de disponer de un programador horario, se puede grabar una hora de cierre, de modo, que aunque no haya nadie en casa, se bajen de forma automática, manteniendo la temperatura óptima de la vivienda.

Somfy Chronis io

Somfy Chronis io es uno de los programadores más actuales y completos del fabricante Somfy para automatizar la subida y bajada de las persianas.

3. Sellar la ventana correctamente con silicona. En ocasiones, si el hueco es grande, basta con pasar la mano al lado de los cercos y notar, cómo efectivamente, entra el frío. En la mayoría de los casos, el problema se debe a un ajuste incorrecto de la ventana o puerta el el hueco correspondiente. Al quedar separados de lo necesario de la pared se forman pequeñas cámara de aire entre la carpintería y el muro de la casa.

También puede darse el caso en que las uniones del cristal con el cerco de la hoja de la ventana no se hayan sellado del modo adecuado. En ambos casos, la solución pasa por sellarlos correctamente. El método más eficaz consiste en sellar los huecos con silicona, aplicándola con una pistola.

Sellar ventanas con silicona

Para sellar correctamente la ventana es conveniente realizar un cordón de silicona (preferiblemente neutra y del mismo color que la carpintería) tanto en la unión del cerco de la ventana con la pared, como en la unión del cerco con el cristal (al menos, en la cara exterior, en contacto con la calle).

3. También existen cintas selladoras para aislar las ventanas del frío. Las hay de diferentes materiales en función de dónde se van a colocar. Por ejemplo, las cintas de PVC o de poliuretano se utilizan en el interior. Las primeras son muy resistentes y muy efectivas para evitar la entrada de frío o lluvia. Las segundas, en cambio, son bastante más flexibles que las primeras y se usan sobre todo para las puertas.

Cinta aislante Tesamoll

Para aislar las ventanas del frío con las cintas, basta con tomar la medida necesaria, cortarla con un cúter y colocarla en el cerco de la ventana. Retira la banda de protección y pégala desde una esquina hasta la otra en los cuatro lados de la hoja.

4. Por último, también se pueden aislar las ventanas con espuma expansiva de polipropileno. Se trata de un material muy recomendado para evitar fugas de aire, sobre todo cuando se trata de huecos o aberturas muy grandes, como pueden darse en el caso de los cajones de persiana.

Los comentarios están cerrados.

Scroll To Top